Uncategorized

Asar con seguridad alimentaria

By  | 

Asar con seguridad alimentaria, preguntas y respuestas. 

¿Hay una guía para comprar carnes rojas y de aves de corral? ¿Cuál es la mejor forma de manipularlas con seguridad?

• En la tienda, elija los paquetes que no estén rotos. Asegúrese de que estén fríos. De ser posible, colóquelos en una bolsa plástica para que los jugos que gotean no caigan sobre otros alimentos.
• Que los artículos de carne sean los últimos en ir en su carro de compras. Asegúrese de separarla carne cruda de los productos listos para consumir en su carrito.
• Pida al cajero que embolse las carnes crudas separadas de los demás productos y planifique ir directamente a su casa desde la tienda de comestibles. Puede llevar una nevera con hielo para los alimentos perecederos.
¿Cómo debo almacenar las carnes frescas (crudas) en mi casa?
Refrigere o congele las carnes rojas y de aves de corral frescas tan pronto como sea posible después de comprarlas. Esto conserva la frescura y disminuye el desarrollo de bacterias. Se pueden refrigerar o congelar en su envoltorio original si planea usarlas próximamente.
• Use la carne molida y las carnes de ave en no más de uno o dos días; la carne de vaca, ternera y cerdo y los filetes, chuletas y trozos de carne de cordero se pueden guardar por hasta cinco días.
• Para almacenar en el congelador por más tiempo, envuélvalas en plástico resistente, papel de aluminio, papel para congelador o bolsas de plástico para congelador. Las carnes rojas y de aves son seguras de forma indefinida si se mantienen congeladas a 0 °F, pero pierden su calidad con el tiempo.  
• Nunca deje las carnes crudas rojas o de aves de corral, ni cualquier alimento perecedero, a temperatura ambiente por más de dos horas (una hora a 90 °F o más).
¿Ya está todo listo? ¿Cómo puedo saber si mis carnes se cocinan de manera segura?

Las carnes rojas y de aves de corral se deben cocinar a temperaturas seguras para matar las bacterias nocivas que puedan estar presentes. El color de la carne roja y la carne de aves de corral no es un buen indicador de seguridad. Utilice un termómetro para alimentos para verificar que las carnes hayan alcanzado una temperatura interna mínima. 
• NUNCA ase parcialmente y termine de cocinar más tarde las carnes rojas o de aves de corral.
¡Conserve los alimentos calientes, calientes! Después de cocinar carnes rojas y de aves de corral en el asador, manténgalas calientes hasta que las sirva (a 140 °F o más). Mantenga caliente la carne colocándola al costado de la parrilla, no directamente sobre los carbones, donde podrían cocinarse demasiado. Si está en su casa, la carne cocida se puede mantener caliente en un horno a aproximadamente 200 °F, en un escalfador, olla slow cooker o bandeja térmica.
Me preocupa que mi suegro se olvide de llevar un plato limpio a la parrilla para las carnes cocidas. ¿Es seguro usar el mismo plato para la carne cruda y cocida?

No, para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos, no utilice el mismo plato y los mismos utensilios para carnes rojas y carnes aves de corral crudas y cocidas. Las bacterias nocivas presentes en las carnes crudas y sus jugos pueden contaminar los alimentos cocidos. Puede usar un plato limpio para la carne cocida o lavar el que se usó para la carne cruda.
¿Puedo refrigerar o congelar las sobras de carnes rojas y de aves de corral cocidas?
Sí, si las refrigera inmediatamente después de cocinarlas (dentro de las dos horas; una hora si la temperatura es superior a 90 °F), las puede refrigerar de manera segura durante tres o cuatro días. Una vez congeladas, las carnes deben mantener su buena calidad durante aproximadamente cuatro meses.
Fuente: USDA’s Food Safety and Inspection Service

1 Comment