Credit: Jan-Philipp Strobel/dpa

Mantenerse en movimiento, conocer gente y divertirse: Bailar esbeneficioso en muchos sentidos para mente y cuerpo. Y las personasmayores le sacan especial provecho.Izquierda, tap, cambio de paso: memorizar una secuencia de pasos enel baile frecuentemente no suele ser tan fácil. Pero el esfuerzo bienvale la pena, asegura el profesor Ingo Froböse, jefe del Institutopara Terapia del Movimiento de la Escuela Superior de Deportes de laciudad alemana de Colonia.Porque, según indica, a través del desafío mental que implica ladanza, ésta no solamente entrena al cuerpo, sino también hacetrabajar al cerebro.De acuerdo con diversos estudios, un curso semestral de baile puedeayudar por ejemplo a mejorar la atención y la flexibilidad mental. Elrendimiento de la memoria aumenta, al mismo tiempo que el riesgo dedemencia disminuye al bailar regularmente. Por lo tanto, los valses, la salsa y compañía se convierten en undeporte ideal para personas mayores. Al mismo tiempo se suma elentrenamiento al sentido del equilibro, algo ideal para prevenir lascaídas peligrosas.Además, el experto asegura que la danza genera felicidad. En primerlugar, debido a su aspecto social: Los participantes en los cursos debaile entran en contacto con personas afines rápidamente y conocenasí gente nueva.En segundo lugar, el cuerpo libera las llamadas hormonas de lafelicidad dopamina y endorfina. El prerrequisito, por supuesto, esque la música sea del gusto de quien la baila.