EFE.- El gobierno de Estados Unidos anunció este jueves 20 el cierre de dos centros de detención de migrantes que están siendo investigados por supuestos maltratos.

“No toleraremos el maltrato de personas detenidas y tampoco que vivan en condiciones deficientes”, afirmó el secretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, en un comunicado.

Mayorkas ordenó al Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) que termine inmediatamente el contrato con los dos centros implicados, uno ubicado en Georgia y otro en Massachusetts.

El titular de Seguridad Nacional afirmó que este es un “primer paso importante” para mejorar los centros de detención en los que esperan a ser deportados aquellos migrantes que han cometido un delito o que han llegado al país de manera irregular.

Al respecto, aseguró que si las instalaciones de detención y el tratamiento de los migrantes no cumplen con los estándares adecuados de salud y seguridad, su departamento tomará decisiones como la de este jueves.

En concreto, Mayorkas puso fin a los contratos federales con la Oficina del Sheriff del condado de Bristol, en Massachusetts, y el centro de detención del condado de Irwin, en Georgia.