Ajustar el asiento del coche para conseguir la postura de conducción
óptima es algo más que una cuestión de comodidad. Para garantizar que
los airbags, cinturones de seguridad y reposacabezas proporcionen una
protección eficaz, es necesario tener en cuenta algunos detalles
importantes.

La organización certificadora alemana Tüv Süd, con sede en Múnich,
aconseja que el asiento esté siempre bien ajustado antes de iniciar
el viaje, ya que su posición puede determinar a veces la gravedad de
las lesiones en caso de accidente. 

Si el asiento del conductor está correctamente ajustado, todos los
mandos relevantes pueden alcanzarse rápidamente y sin tener que
realizar contorsiones; además, todos los pedales pueden pisarse a
fondo. 

Para ello, el respaldo debe estar casi perpendicular al cojín del
asiento. Las piernas deben permanecer ligeramente flexionadas cuando
se pisa a fondo el pedal del embrague, y el pedal del freno debe
poder accionarse a fondo con la pierna derecha extendida.


Para que la distancia al volante sea óptima, las muñecas deben poder
apoyarse en la parte superior del volante con los brazos extendidos,
sin que los omóplatos pierdan el contacto con el respaldo. 

Se recomienda poder asir todo el volante y tener una buena
visibilidad de los indicadores más importantes, tales como el
velocímetro y las luces de advertencia.

dpa