Hogar

Cómo cuidar la pareja: Basta de celos y reproches

By  | 

Por Sabine Meuter (dpa)

Cuando uno conoce una pareja que lleva mucho tiempo conviviendo en un
buen vínculo, suele preguntarle cuál es su secreto. Por supuesto,
suelen responder que no existe una receta universal para mantener
vivo el amor y que cada pareja debe encontrar la forma en la que es
feliz, pero hay algunas cosas que sí pueden ayudar a hacer que ese
vínculo sea fuerte y otras que habría que evitar para no fracasar en
el camino. Te damos cinco cosas que puedes hacer a favor y otras que
te echarán el viento en contra.Cu
Sí, hazlo – Cuida el vínculo

De la casa al trabajo y del trabajo a la casa, donde te esperan las
mil tareas domésticas y los niños… ni hablar. La vida diaria suele
estar sumamente atiborrada de cosas y es difícil ocuparse de la
relación de pareja. No obstante, es importante reservarse algo de
tiempo en la semana para hacer algo de a dos, y también para no
perder la cercanía corporal. Pero más allá de lo físico, lo
fundamental es no dejar de hablar, mencionando los deseos y las
necesidades que tiene cada uno.

Sí, hazlo – Manten tus límites

No está mal que cada uno se mantenga como individuo autónomo y que se
siga desarrollando. “Uno nunca debe sacrificarse y renunciar a sí
mismo por el otro”, recomienda el psicólogo Klaus Seifried, que
apunta que la pareja no tiene que compartir necesariamente todos los
gustos. “Si a mi pareja le gusta montar a caballo y a mí tocar un
instrumento de música, no tengo que pensar que son cosas que nos
hacen perder tiempo de pareja. Tengo que entender que son cosas que
enriquecen la relación”, explica el asesor Maxim Tenenbaum, de la
organización Pro Familia de Berlín. De más está decir que hace muy
bien que cada uno se encuentre con sus amigos.

Sí, hazlo – Sé abierto y atento

Tener una relación de pareja significa estar realmente “relacionado”
con el otro. Es importante estar atento al otro y hacer de vez en
cuando algo vinculado a los deseos o necesidades que haya expresado,
además de demostrarle cariño, sea con un beso, una mirada especial o
una caricia.

Sí, hazlo – Acepta al otro

Con el tiempo, esto puede quedar muy atrás por más obvio que parezca.
Pero es crucial tener siempre presente los aspectos positivos del
otro. “Mucha gente suele estar mirando lo que le falta al otro, al
menos desde su punto de vista, y se lo reprochan”, comenta Seifried.
Eso es tiempo perdido. Más vale aprender a tolerar esas cosas,
sabiendo que uno tampoco es tal cual debería ser en la imagen ideal
que tiene el otro de uno. Intentar cambiar al otro no suele dar
buenos resultados.

Sí, hazlo –  Habla sobre asuntos íntimos y sentimientos

Si lo haces, fortalecerás la confianza y sentirás al otro más cerca
tuyo. Muchos tienen dificultades a la hora de mostrarse en una
relación tal cual son, sobre todo por miedo a que los abandonen. Pero
en ese caso “es mejor pensar si uno quiere que lo quieran por lo que
es o por la imagen que arma hacia afuera”.

No lo hagas – Pelear y reprochar cosas todo el tiempo

De más decirlo. Si llenas gran parte del día con reproches, el clima
en casa no será nada bueno. Mejor tener presente que todo reproche
esconde un deseo. En lugar de decir “ya estás otra vez con el móvil”,
mejor decir la verdad: ”me encantaría que me escucharas”.

No lo hagas – Controlar a tu pareja

Tomar el móvil del otro en un descuido y mirarle los mails o estarle
detrás con preguntas no es muy constructivo. “Los celos son letales
para una pareja, y cuando quieres acordar lleva a que las partes se
hagan mala sangre”, explica Seifried. Una pareja debe basarse en la
confianza. Sin eso, difícil que las partes se sientan bien.

No lo hagas – Ridiculizar al otro

Bajo ningún concepto, y menos que menos delante de otros, porque de
ese modo rompes rápidamente la confianza de tu pareja, que se muestra
contigo tal cual es y debe poder confiar en ti.

No lo hagas – Castigar con rechazo de las relaciones sexuales

”La falta de sexo no debería ser un castigo después de una pelea en
la que ambos terminan con los nervios de punta”, comenta Tenenbaum,
que explica que en algunas parejas las relaciones sexuales después de
una discusión pueden tener un efecto muy liberador. “Que haya un tema
ríspido no significa que uno se tenga que amargar en otros terrenos
en los que la pareja sí funciona”, comenta el especialista.

No lo hagas – Olvidar los objetivos de los dos

Es bueno que las parejas tengan objetivos que alcanzar entre los dos.
Puede ser un hobby que hagan juntos, propuestas que se hacen con la
educación de sus hijos o cuestiones materiales como construir una
casa o terminar de pagar las cuotas de la vivienda en un lapso
determinado de tiempo. En todo caso, los objetivos que se pone una
pareja fortalecen mucho el vínculo.

dpa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.