EFE.- Nueva York celebró su día del Orgullo LGBTI+ este domingo con un evento oficial eminentemente virtual, pero miles de personas salieron a la calle para reivindicar los derechos de esta comunidad en una marcha alternativa y también divertirse, aprovechando el reciente fin de las restricciones contra la Covid-19.

La Gran Manzana, que en 2019 cuando fue sede del World Pride acogió el desfile más multitudinario del mundo, con 150 mil participantes y cuatro millones de visitantes, optó de nuevo por la prudencia en el contexto de la pandemia al ofrecer un programa retransmitido por internet con actuaciones, entrevistas y contenidos informativos.

Un pequeño grupo de 200 representantes de colectivos que buscan el progreso en los derechos de gayslesbianasbisexuales y transexuales desfilaron por el Bajo Manhattan a mediodía entre un público que vitoreaba con ánimo festivo y ondeando banderas arcoíris, pero en todo caso lejos de las aglomeraciones habituales en otros años.

Día de reinvindicación

No obstante, por la tarde muchos neoyorquinos decidieron acudir a la Queer Liberation March creada hace tres años por Reclaim Pride, una coalición de grupos activistas que quiere recuperar el “espíritu” reivindicativo del movimiento nacido tras los disturbios de 1969 en el icónico bar gay Stonewall Inn del Greenwich Village.

Uno de sus organizadores, Blake Roberts, dijo a Efe en el céntrico Bryant Park, el punto de partida, que se esperaban hasta 50 mil personas en la marcha y destacó su impacto: “Hemos ganado la atención en el Orgullo, toda esta gente busca celebrar pero también sentirse segura, con menos policía y sin corporaciones”.