RALEIGH: El gobernador Roy Cooper anunció hoy otro paso para ayudar a las familias al prohibir que los servicios públicos desconecten a las personas que no pueden pagar durante esta pandemia. La Orden de hoy se aplica a los servicios de electricidad, gas, agua y aguas residuales durante los próximos 60 días.

La Orden ordena a los servicios públicos que otorguen a los clientes residenciales al menos seis meses para pagar las facturas pendientes y les prohíbe cobrar tarifas, multas o intereses por pagos atrasados.

Se recomienda encarecidamente a las compañías de telecomunicaciones que brindan servicios de teléfono, cable e internet que sigan estas mismas reglas.

«Esta acción es particularmente importante ya que mañana es el primero del mes, y sé que es una fecha que muchas familias temen cuando no pueden llegar a fin de mes», dijo el gobernador Cooper. «Estas protecciones ayudarán a las familias a permanecer en sus hogares y a mantener servicios vitales como electricidad, agua y comunicaciones mientras nos quedamos en casa».

Además, la Orden alienta a los bancos a no cobrar a los clientes por cargos por sobregiro, cargos por mora y otras multas. Se alienta a los propietarios en la Orden a seguir el espíritu de la Orden del Presidente de Justicia Cheri Beasley y retrasar cualquier desalojo que ya haya ingresado en el sistema judicial.

El gobernador Cooper se unió al fiscal general Josh Stein para anunciar la orden y agradeció a las compañías que ya han anunciado voluntariamente políticas para prevenir los cierres, incluidos Duke Energy, Dominion Energy, AT&T y cooperativas eléctricas locales, entre muchos otros. La Orden de hoy sigue la orden del Gobernador de quedarse en casa, que está vigente hasta el 29 de abril.

El Departamento de Ingresos de Carolina del Norte también anunció medidas de desgravación fiscal ampliadas hoy, suspendiendo las sanciones por presentación tardía o pagos de múltiples categorías de impuestos estatales.