Las sales marinas son ideales para una exfoliación corporal, ya que eliminan las escamas de piel viejas y estimulan la irrigación cutánea. Algunas personas también usan sales marinas mezcladas con agua como remedio casero para tratar las molestas espinillas en la cara. ¿Pero es buena la sal marina para esto? 

«La sal marina, o una mezcla de agua y sal marina, es algo bueno para el cuerpo, pero no estoy segura de que sea lo mejor para la piel más sensible del rostro», señala la dermatóloga alemana Marion Moers-Carpi.

Sal en las pequeñas heridas

La sal con agua puede arder bastante si se la aplica sobre la piel o una espinilla. Por otra parte, la sal marina tampoco es adecuada para todo tipo de piel. 

«Si tengo una piel de poros gruesos, grasa, con algunas espinillas, es posible que un peeling con sal marina o una solución de sal marina no sea del todo mala», explica Moers-Carpi, miembro de la Asociación de Dermatólogos Alemanes. Sin embargo, en su opinión, si se tiene una piel sensible o seca, esta no es la solución ideal.

Todo tiene su tiempo

En cuanto a los remedios caseros, Moers-Carpi afirma: «Tienen su justificativo, pero en el marco de su época». Considera que los pacientes con problemas dermatológicos no deberían apostar a los remedios caseros, sino consultar con un profesional.

«Hoy en día, la medicina ofrece soluciones focalizadas y mucho más innovadoras que las soluciones salinas, y que no necesariamente son de naturaleza química», indica la dermatóloga. 

Por otra parte, recuerda que en cuanto al cuidado de la piel, es importante saber qué tipo de piel se tiene, es decir, poder contestar a preguntas como: «¿qué tipo de piel tengo? ¿Cuántas espinillas cubren mi cara?».

«Si solo tengo algunas espinillas aisladas, puedo pedirle a mi dermatólogo un lápiz antibiótico», ejemplifica. Este permite tratar la zona de la espinilla de modo que desaparezca bastante rápido, sobre todo si se lo detecta a tiempo.

dpa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.