El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este domingo que sigue convencido de que es necesario crear una vía para que los migrantes conocidos como “dreamers” accedan a la ciudadanía, pero agregó que “está por verse” si esa medida se incluye en un proyecto de ley de presupuesto de 3 billones 500 mil dólares.

“Debe haber una vía para la ciudadanía“, dijo Biden a periodistas al regresar a la Casa Blancatras pasar el fin de semana en su casa de Wilmington, Delaware.

Los “dreamers” son migrantes que fueron llevados a Estados Unidos cuando eran niños y que están protegidos de la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Los demócratas esperan brindar una situación legal a algunos migrantes en la medida de reconciliación presupuestaria de más de 3 billones de dólares que planean aprobar con una mayoría simple; sin embargo, los detalles todavía no se hacen públicos.

Cuando se le preguntó si la medida de reconciliación tenía que incluir la vía a la ciudadaníaBiden dijo que eso “está por verse”.

Los líderes demócratas del Senado dijeron este mes a otros partidarios que la medida presupuestaria abriría la puerta a proyectos de ley sobre medidas climáticas, gasto social y la ampliación de un crédito fiscal para niños.

Sin embargo, sigue sin estar claro si la parlamentaria del Senado, quien decide qué disposiciones pueden incluirse en un paquete presupuestario, aprobará la inclusión de una medida de migración.

El programa DACA, creado por el expresidente Barack Obama mientras Biden era vicepresidente, enfrenta nuevos desafíos legales.

El juez de distrito Andrew Hanen aceptó este mes los reclamos de un grupo de estados que demandan el fin del programa, argumentando que fue creado ilegalmente por Obama en 2012. Biden se comprometió la semana pasada a preservar el programa DACA e instó al Congreso a proporcionar una vía hacia la ciudadanía.

DACA protege a sus beneficiarios de la deportación, les concede autorización de trabajo y acceso a licencias de conducir, y en algunos casos un mejor acceso a la ayuda financiera para la educación, pero no ofrece una vía hacia la ciudadanía.

Las personas protegidas por dicho programa son principalmente jóvenes adultos hispanos nacidos en México y en países de América Central y del Sur.