Reguladores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidosdijeron a la empresa Johnson & Johnson que no podrán usar alrededor de 60 millones de dosis de su vacuna contra la Covid-19 producidas en una fábrica ubicada en Baltimore, Maryland, por problemas con una posible contaminación, de acuerdo con el New York Times.

Personas familiarizadas con la situación dijeron al Times que la FDA planea permitir que se distribuyan unas 10 millones de dosis en Estados Unidos o se envíen a otros países, pero bajo la advertencia de que “no pueden garantizar que Emergent BioSolutions -la compañía que opera la planta- siguió las buenas prácticas de fabricación”.

La FDA aún no ha decidido si Emergent BioSolutions puede reabrir su fábrica, que ha estado cerrada por los últimos dos meses debido a “preocupaciones regulatorias”, según las fuentes.

Las dosis de vacunas de Johnson & Johnson contra la Covid-19 que han sido administradas en Estados Unidos hasta ahora fueron fabricadas en la planta de la firma en Países Bajos, no por Emergent, de acuerdo con el diario estadounidense. 

El medio señala además que la FDA ha pensado por semanas qué hacer con unas 170 millones de dosis de vacunas que se suspendieron luego de que se descubriera que empleados de Emergent contaminaron un lote de vacunas de Johnson & Johnson con un ingrediente utilizado para producir vacunas de AstraZeneca en la fábrica de Baltimore.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.