El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tuvo este martes una reunión de forma virtual con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en la que hablaron de los lazos comerciales y de la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Trudeau afirmó estar contento de tener a un aliado para combatir el cambio climático, y lanzó un ataque contra el expresidente Donald Trump al expresar que “el liderazgo estadounidense fue echado de menos en los últimos años”.

“Espero verte en persona en el futuro”, dijo Biden al inicio del encuentro. “Estados Unidos no tiene un amigo más cercano que Canadá”.

Al finalizar el encuentro, ambos líderes ofrecieron un breve discurso en el cual indicaron que sus gobiernos siguen enfocados en la lucha contra la pandemia.

“Para nuestras dos naciones, tener el coronavirus bajo control, en casa y en todo el mundo, es una prioridad inmediata”, señaló Biden, al reconocer que la pandemia ha golpeado de manera desproporcional a algunos grupos.

Trudeau aseveró que “el objetivo número uno continúa siendo mantener a las personas a salvo en esta pandemia”, y sostuvo que Canadá y Estados Unidos están “unidos en esta lucha”.

“Nos enfrentamos a tiempos difíciles, no hay duda. Pero no los enfrentamos solos”, declaró el primer ministro. “Canadá y Estados Unidos son los aliados más cercanos, los socios comerciales más importantes y los amigos más antiguos del otro. Estamos unidos para vencer esta pandemia y construir un mejor mañana”.

El presidente estadounidense resaltó que las mujeres están abandonando la fuerza laboral a un ritmo “alarmante”, y que los afroamericanos, los latinos y los nativos americanos han sido “particularmente afectados”.

Para afrontar estos problemas, indicó Biden, las dos naciones acordaron trabajar en una “recuperación inclusiva” con las herramientas disponibles a través del Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC).

Joe Biden también aseguró que Estados Unidos y Canadá defenderán los valores de la democracia, y advirtió que eso implica “erradicar el racismo sistémico y los prejuicios inconscientes” de las instituciones y las leyes.

Uno de los principales temas discutidos en la reunión entre Trudeau y Biden fue el comercio bilateral y el efecto de las políticas económica, que tienen como objetivo favorecer empresas estadounidenses en detrimento de las de otros países.

Canadá quiere que la Casa Blanca exima a las empresas canadienses de las nuevas regulaciones por la profunda interrelación económica que existe entre los dos países.

Otro punto de conflicto en la agenda fue la decisión de Biden de cancelar el proyecto del oleoducto Keystone XL, que había aumentado las exportaciones de crudo canadiense a las refinerías de Estados Unidos.