EFE.- El gobernador de FloridaRon DeSantis, declaró este martes el estado de emergenciapara evitar una crisis en el suministro de combustible tras el ciberataque perpetrado contra la mayor red de oleoductos del país.

La medida gubernamental se produce después de que Colonial, la empresa que provee el 45% del combustible que se consume en la costa este estadounidense, interrumpió sus operaciones tras haber sido objeto de un ciberataque mediante un “ransomware”, un programa que bloquea el acceso a la información a cambio del pago de una recompensa para liberarlo.

Bajo la orden de emergencia del gobernador, el estado eliminaría las restricciones de peso y tamaño de los camiones cisterna de combustible para permitir que llegue más gasolina a la región.

“Creo que esto es algo que exige una atención federal realmente seria. Esto fue esencialmente un ataque cibernético a la infraestructura crítica de nuestro país”, indicó el gobernador de Florida e instó a la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a involucrase a fondo para “mitigar” el efecto del ataque, según medios locales.

Horas antes, la administración de Biden admitió que se enfrenta a una crisis en el suministro de combustible en ciertas zonas tras el ciberataque contra la red de oleoductos del país, pero aclaró que no hay escasez de gasolina.

“No es que tengamos una escasez de gasolina, es que tenemos una escasez de suministro. Las cosas volverán a la normalidad pronto”, afirmó la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.