El gobernador de TexasGreg Abbott, emitió el martes una orden ejecutiva que levanta las restricciones impuestas por el coronavirus, y dijo que la mayoría de los negocios podrán abrir a plena capacidad a partir de la próxima semana.

La orden ejecutiva de Abbott elimina todos los requisitos de cubrebocas en el estado y prohíbe que cualquier jurisdicción local penalice a los residentes por no utilizar una mascarilla. También elimina todas las restricciones a las empresas en condados que no tienen un gran número de hospitalizaciones.

El gobernador aseveró que pudo levantar las restricciones porque Texas, el tercer estado más poblado de Estados Unidos, ha administrado casi 5.7 millones de dosis de vacunas a entre los 29 millones de residentes.

De acuerdo con la oficina de Abbott, todos los estudiantes de último año que quieran una vacuna podrán obtenerla para fines de marzo.

Cuando se le preguntó sobre la medida de Texas, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el presidente Joe Biden dejó en claro que las restricciones por coronavirus aún son necesarias. 

“Necesitamos permanecer alerta. Todavía estamos en guerra con el virus, el presidente, por supuesto, continuará transmitiéndolo públicamente y también en privado en sus conversaciones”,  señaló PSAKI en una rueda de prensa.