EFE.- El gobierno de Estados Unidos está enviando más agentes para controlar el flujo de migrantes al área del Valle del Río Grande, en Texas, a donde en las últimas semanas han llegado cientos de familias y niños no acompañados que buscan ingresar al país, dijo este martes la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“Debido a las fluctuaciones a lo largo de la frontera suroeste, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza está desplegando agentes adicionales en el área de operaciones del sector del Valle del Río Grande”, asegura CBP en declaraciones enviadas a EFE.

Más agentes para disuadir a migrantes 

Con estas acciones, CBP “busca disuadir e interrumpir las actividades de tráfico de personas por parte de organizaciones criminales transnacionales y garantizar que nuestro personal esté debidamente equipado para mantener la seguridad fronteriza”, agrega la agencia de control fronterizo.

En las últimas semanas, el área del Valle del Río Grande vio una ola de inmigrantes que cruzaron la frontera de manera indocumentada.

El jueves pasado se reportó el hallazgo de más de 230 indocumentados, incluyendo a varios niños no acompañados, en varios operativos de CBP en casas de seguridad en este sector.

El grupo más grande, 130 migrantes, fue hallado cerca a la ciudad de Mission y estaba compuesto principalmente por familias y niños no acompañados oriundos de Centroamérica, resaltó la agencia.

En otro operativo efectuado el martes pasado, los oficiales de la CBP, junto al Departamento de Policía de Pharr, encontraron a 71 indocumentados dentro de una casa. En el grupo se descubrió que tres niños viajaban solos.