Por Gregor Tholl (dpa)

«Los hombres amables e ingeniosos», respondió el diseñador de moda Gianni Versace cuando un periodista le preguntó quién salía así. Acababa de mandar a la pasarela en Milán a hombres con minifalda sobre el pantalón, labios rojos y, además, las uñas pintadas. Era 1994, tres años antes de su muerte.

Casi 30 años después, las uñas pintadas no son un fenómeno masivo en los hombres jóvenes urbanos, pero se las suele ver con cierta frecuencia. Hace algunos años, el diseñador estadounidense Marc Jacobs incluso consideró que el esmalte de uñas era el acabado ideal para el look perfecto en un hombre.

Mientras para algunos es una tontería taparse las uñas con químicos, a otros les parece muy sexy. El futbolista portugués Cristiano Ronaldo suele mostrarse con las uñas de los pies esmaltadas.

El rapero estadounidense Lil Yachty ahora incluso lanzó al mercado una línea de esmalte de uñas para hombres. La colección «Negatives 001» en principio solo viene en gris, blanco y negro.

«Siempre me gustaron las uñas pintadas», dijo el actor alemán Lars Eidinger en cierta ocasión a dpa. «Es, por así decirlo, el grado de exaltación que me permito». Añadió que esmaltarse las uñas no supone una declaración, ni tampoco que quiere ser mujer. En general, utiliza azul o negro, pero también puede ser a veces el rojo clásico, detalló.

ARCHIVO – El actor alemán Lars Eidinger asiste al 66 Festival Internacional de Cine de Berlín con las uñas pintadas. No se trata aún de un fenómeno masivo, pero es una tendencia en crecimiento entre «influencers» masculinos. Foto: Gregor Fischer/dpa

Una mirada al mundo de los famosos muestra que además de Eidinger (45) y el rapero Lil Yachty (23) hay otros hombres con las uñas pintadas.

Por ejemplo, el cantante y compositor Damiano David (22) de la banda italiana Måneskin, que ganó el Festival de la Canción de Eurovisión en 2021, el rapero queer estadounidense Lil Nas X (22), el exfutbolista islandés Rúrik Gislason (33), el cantante pop británico Harry Styles (27), el actor estadounidense Ansel Elgort (27) así como el modelo inglés Brooklyn Beckham (22), hijo mayor del icono metrosexual y exfutbolista David Beckham.

En Instagram hay miles de entradas bajo etiquetas como #guynails (uñas de hombres) o #malepolishedtoes (uñas de los pies masculinas pintadas).

Por supuesto que astros como David Bowie, Kurt Cobain, Mick Jagger, Keith Richards, Johnny Depp y el cantante de Aerosmith Steven Tyler se pintaban las uñas ya hace tiempo. Pero generalmente, en aquel entonces, el gesto era considerado solo una idea loca.

«Actualmente vemos que entre los ‘influencers’ masculinos aumentó el entusiasmo por la cosmética decorativa y que algún que otro actor se muestra con las uñas pintadas en la alfombra roja», dice Birgit Huber, empresaria del sector. Sin embargo, aún no puede hablarse de un verdadero mercado, acota.

Así lo confirman los resultados de estudios sobre la juventud, agrega Huber. En las encuestas, los hombres indican que perciben tendencias de estilo como el maquillaje y las uñas pintadas. «Pero muchos hombres jóvenes se distancian claramente de la posibilidad de llevar ellos mismos esmalte en las uñas. ‘Lo he visto, pero no es para mí’, son algunas declaraciones que hicieron al respecto».

El esmalte de uñas se usa desde hace años también en una campaña seria en redes sociales, denominada «Polished Man Challenge», que busca llamar la atención sobre la violencia sexual contra los niños. Como en promedio uno de cada cinco menores de edad es víctima de violencia sexual, los participantes se pintan una de las cinco uñas de una mano. Entre los famosos que participan figuran el actor australiano Chris Hemsworth, su hermano Liam Hemsworth, el actor estadounidense Zac Efron o también el cantante y compositor canadiense Shawn Mendes.

Hablando de niños, si varones pequeños encuentran bonito el esmalte de uñas y lo quieren llevar, aún en el año 2021 se topan con rechazo o mobbing. Una y otra vez aparecen por eso noticias de padres solidarios, que se pintan las uñas para apoyar a sus hijos.

Un hombre se pinta las uñas. El azul y el negro se cuentan entre los colores más usados por los hombres. Foto: Gregor Tholl/dpa

Hablando de niños, si varones pequeños encuentran bonito el esmalte de uñas y lo quieren llevar, aún en el año 2021 se topan con rechazo o mobbing. Una y otra vez aparecen por eso noticias de padres solidarios, que se pintan las uñas para apoyar a sus hijos.

Pero como tendencia de belleza, el esmalte de uñas tiene otra explicación. El experto en moda masculina Marco Nikolaj Rechenberg señala: «El esmalte de uñas es una posibilidad para los hombres de señalizar flexibilidad y apertura a cambios sociales, sin poner seriamente en cuestión el postulado de masculinidad en la calle».

La idea de utilizar esmalte de uñas como hombre en general proviene del mundo más bien heterosexual del punk, el rock, el grunge y el skate y menos de la cultura dragqueen, dice Rechenberg.

El director de estilo de la revista «Numéro Berlin» y propietario de la agencia consultora Advisory Board Agency de Múnich subraya: «La motivación no es la insinuación de queerness o gender bending, sino, por el contrario, más bien una resaltación de la propia heterosexualidad o masculinidad a través de la ruptura de una regla, lo que es visto como algo valiente». El esmalte de uñas es especialmente apropiado para ello, porque la barrera psicológica de su uso es muy baja.

Según Rechenberg, el esmalte de uñas se ve menos femenino que otros cosméticos decorativos, simplemente porque no subraya una característica natural de belleza, como el lápiz labial o la sombra de ojos. Históricamente, en el caso del esmalte de uñas no se trataba tanto de despertar mayor atracción, sino de demostrar un estatus social. Es decir, indicaba que uno no debía trabajar con las manos. «El esmalte de uñas es completamente artificial. Las personas tienen labios rojos por naturaleza, pero no uñas brillantes»