Los hospitales de todo el sur de Estados Unidos lidiaron con la escasez de agua este domingo, mientras la región sigue con esfuerzos de recuperación tras la devastadora tormenta invernal y el clima ofrecía un agradable respiro.

En el punto álgido de la tormenta, los hospitales se quedaron luchando para atender a los pacientes en medio de un frío récordnieve y hielo que azotaban partes del país más acostumbradas a pasar el invierno con chaquetas ligeras. 

La explosión helada rompió la tubería principal, dejó sin electricidad a millones de clientes de servicios públicos y contribuyó a al menos 76 muertes, la mitad de las cuales ocurrieron en Texas. Al menos siete personas murieron en Tennessee y cuatro en PortlandOregon.

Un hospital rural en AnáhuacTexas, a unos 80 kilómetros al este de Houston, perdió agua y electricidad durante la tormenta invernal.

William Kiefer, director ejecutivo de Chambers Health, que administra el hospital junto con dos clínicas y un centro de bienestar, dijo que las instalaciones recurrieron a generadores de respaldo y agua de un tanque de almacenamiento que rellenaron con agua de una piscina en el centro de bienestar.

El agua se restableció el jueves y las operaciones volvieron a la normalidad el domingo, dijo. “El sistema de salud planea considerar la instalación de sistemas de respaldo más sofisticados”, agregó.

La portavoz del Hospital Metodista de Houston, Gale Smith, dijo que se había restaurado el agua en dos de los hospitales comunitarios del sistema y que el sistema está lidiando con una afluencia de pacientes de diálisis después del cierre de sus centros locales.

Las secuelas de la tormenta invernal

Después de que las temperaturas cayeron hasta 40 grados por debajo de lo normal la semana pasada, el pronóstico para Houston indicaba un máximo de 18 grados Celsius el domingo. La ciudad levantó su aviso de hervir el agua el domingo por la tarde.

Aún así, cientos de autos se alinearon en el NRG Stadium para recibir alimentos y agua del Houston Food Bank. El banco también entregó suministros a ciudadanos vulnerables, incluidos ancianos y discapacitados.

MemphisTennessee, vio 10 pulgadas de nieve la semana pasada. Memphis, Light, Gas & Water emitió un aviso de hervir el agua el jueves debido a la preocupación de que la baja presión del agua causada por problemas en las estaciones de bombeo envejecidas y las rupturas de las tuberías principales de agua podría provocar contaminación. 

El aviso todavía está vigente este domingo; los funcionarios de servicios públicos dijeron que no sabían cuándo podrían levantarlo, al desconocer por completo las afectaciones que dejó la tormenta invernal.

Cerca de 260 mil hogares y negocios estaban bajo la asesoría. Los hospitales y hogares de ancianos se han visto obligados a cambiar al agua embotellada. La Guardia Nacional de Tennessee estaba abasteciendo de agua al Hospital St. Francis.