Mundo

Las herramientas de piedra se inventaron repetidamente y de forma diversa

By  | 

Un nuevo yacimiento arqueológico descubierto en Etiopía muestra que
los orígenes de la producción de herramientas de piedra son
anteriores a 2,58 millones de años.

Anteriormente, la evidencia más antigua de la producción y uso
sistemático de herramientas de piedra era de 2,58 a 2,55 millones de
años.

El análisis realizado por investigadores de los yacimientos de la
temprana Edad de Piedra, publicado esta semana en ‘Proceedings of the
National Academy of Sciences’, sugiere que las herramientas de piedra
pueden haberse inventado muchas veces y de muchas maneras antes de
convertirse en una parte esencial de la raza humana.

El yacimiento, conocido como Bokol Dora 1 o BD 1, está cerca del
descubrimiento en 2013 del fósil más antiguo atribuido a nuestro
género Homo descubierto en Ledi-Geraru, en la región de Afar, en el
noreste de Etiopía. El fósil, un hueso de la mandíbula, data de hace
unos 2,78 millones de años, unos 200.000 años antes de las
herramientas de piedra en lascas más antiguas de la época.

El equipo de Ledi-Geraru ha estado trabajando durante los últimos
cinco años para descubrir si existe una conexión entre los orígenes
de nuestro género y los orígenes de la fabricación sistemática de
herramientas de piedra.

Un importante avance en esta búsqueda se descubrió cuando el geólogo
Christopher Campisano, de la Universidad Estatal de Arizona, vio
herramientas afiladas de piedra que sobresalían de los sedimentos en
una pendiente escarpada y erosionada.


Llevó varios años excavar a través de metros de sedimentos a mano
antes de exponer una capa arqueológica de huesos de animales y
cientos de pequeñas lascas de piedra que representan la evidencia más
temprana de nuestros antepasados directos que fabricaban y usaron
cuchillos de piedra. El sitio registra una gran cantidad de
información sobre cómo y cuándo comenzaron los humanos a usar
herramientas de piedra.

La preservación de los útiles proviene de que originalmente fueron
enterrados cerca de una fuente de agua. “Al observar los sedimentos
bajo un microscopio, pudimos ver que el yacimiento estuvo expuesto
por un tiempo muy corto. Estas herramientas fueron dejadas por los
humanos primitivos en el borde de una fuente de agua y luego
enterradas rápidamente. El lugar permaneció así para millones de
años”, relata la geoarqueóloga, Vera Aldeias del Centro
Interdisciplinario de Arqueología y Evolución del Comportamiento de
la Universidad de Algarve, Portugal.

Kaye Reed, quien estudia la ecología del yacimiento, es directora del
Proyecto de Investigación Ledi-Geraru e investigadora asociada del
Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona
junto con Campisano, señala que los animales que se encontraron junto
a estas herramientas fueron similares a los que se encontraron solo a
unos pocos Kilómetros de distancia con los primeros fósiles del homo.

Reed explica que “los primeros humanos que hicieron estas
herramientas de piedra vivían en un hábitat totalmente diferente al
que lo hizo ‘Lucy”, el apodo de una especie más antigua de homínido
conocida como ‘Australopithecus afarensis’, que se descubrió en el
yacimiento de Hadar, Etiopía, a unos 45 kilómetros al suroeste del
nuevo sitio BD 1. “El hábitat cambió de uno con matorrales con pocos
árboles y bosques ribereños hacia pastizales con pocos árboles.
¡Incluso las jirafas fósiles comían pasto!”, añade.

Además de fechar una ceniza volcánica a varios metros por debajo del
yacimiento, los geólogos del proyecto analizaron la huella magnética
de los sedimentos. A lo largo de la historia de la Tierra, su
polaridad magnética se ha invertido a intervalos que pueden
identificarse. Otros sitios arqueológicos anteriores cerca de la edad
de BD 1 están en sedimentos de polaridad “invertidos”. El sitio BD 1
está en sedimentos de polaridad “normales”. La reversión de “normal”
a “invertido” ocurrió hace aproximadamente 2,58 millones de años, por
lo que los geólogos comprobaron que el BD 1 era más antiguo que todos
los yacimientos conocidos anteriormente.

El reciente descubrimiento de herramientas de piedra de “percusión”
más antiguas en el yacimiento de Kenia conocido como Lomekwian y
huesos de carnicero en Etiopía que se remonta a 3,3 millones de años,
muestra la historia profunda de nuestros antepasados que fabricaron y
usaron herramientas. Sin embargo, los descubrimientos recientes de
herramientas hechas por chimpancés y monos han cuestionado las
teorías del “mono tecnológico” en los orígenes humanos.

Los arqueólogos que trabajan en el yacimiento de BD 1 se preguntaban
cómo encajaría el descubrimiento de su nueva herramienta de piedra en
esta imagen cada vez más compleja. Lo que descubrieron fue que estas
nuevas herramientas no solo eran los artefactos más antiguos que aún
se atribuían a la tecnología olduvayense, cuyo nombre originalmente
proviene de hallazgos de Olduvai Gorge, en Tanzania, sino que también
eran distintas de las herramientas creadas por chimpancés, monos o
incluso antepasados humanos anteriores.

”Esperábamos ver algún indicio de una evolución desde el Lomekwian a
estas herramientas antiguas de Oldowan. Sin embargo, cuando
observamos de cerca los patrones, había muy poca conexión con lo que
se sabe de los sitios arqueológicos más antiguos o con las
herramientas que están haciendo los primates modernos”, explica Will
Archer, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig
y en la Universidad de Ciudad del Cabo.

Las principales diferencias parecen ser la capacidad de nuestros
antepasados para cortar sistemáticamente herramientas más afiladas a
partir de grandes bloques de piedra. Los chimpancés y los monos
generalmente usan herramientas para actividades de percusión, para
martillar y golpear alimentos tales como nueces y mariscos, lo que
parece ser el caso de las herramientas de Lomekwian de hace 3,3
millones de años.

Algo cambió hace 2,6 millones de años, y nuestros antepasados se
volvieron más precisos y hábiles en golpear el borde de las piedras
para hacer herramientas. Los artefactos BD 1 reflejan este cambi, que
parece que ocurrió aproximadamente al mismo tiempo de que los dientes
de nuestros antepasados comenzaran a cambiar.

Esto se puede ver en la mandíbula Homo de Ledi-Geraru, cuando
nuestros antepasados comenzaron a procesar los alimentos antes de
comérselo ayudados de herramientas de piedra, lo que produjo una
progresiva reducción en el tamaño de sus dientes. Nuestra tecnología
y biología estaban íntimamente entrelazadas, incluso desde hace 2,6
millones de años.

La falta de conexiones claras con la tecnología anterior de
herramientas de piedra sugiere que su uso de se inventó varias veces
en el pasado. David Braun, arqueólogo de la Universidad George
Washington y autor principal del artículo, resume: “Dado que las
especies de primates en todo el mundo utilizan habitualmente
martillos de piedra para buscar nuevos recursos, parece muy posible
que en toda África muchos ancestros humanos diferentes hayan
encontrado nuevas formas de usar herramientas de piedra para extraer
recursos de su entorno. Si nuestra hipótesis es correcta, entonces
esperamos encontrar algún tipo de continuidad en forma de herramienta
posterior a hace 2.6 millones de años, pero no antes. Para ello
necesitamos encontrar más yacimientos”.

Finalmente, el estudio concluye que parece demostrado que hace 2,6
millones de años se produjo una inversión a largo plazo en el uso de
herramientas como parte de la condición humana. Las investigaciones
de campo continuadas en el área del proyecto Ledi-Geraru ya están
produciendo más información sobre los patrones de comportamiento en
nuestros primeros ancestros. Y se han encontrado nuevos yacimientos
que el equipo de Ledi-Geraru comenzará a excavar este año.

Quelle: Europa Press

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.