Las hortensias de interior necesitan que se les preste bastante
atención. En primer lugar, suelen necesitar mucha agua. Por eso, lo
ideal es ir observando la tierra en la maceta, que siempre debe estar
bien húmeda. También es importante, por otro lado, que no se acumule
el agua sobrante en el recipiente.

Si la planta se ve decaída, se la puede volver a levantar regándola.
Sin embargo, si se la dejó de regar durante mucho tiempo y está seca,
hay que colocar el pan de tierra en agua para que absorba bien.

dpa