Por Gloria Galeano Hall

Educadora en Prevención de Cáncer y Vida Saludable.

Vemos y oímos hablar de corazones por todas partes y usted se preguntará…¿y por qué es importante cuidar el corazón?

Sencillo: el corazón es uno de los músculos más importantes del cuerpo; es una bomba o quizás dos (ventrículo derecho y ventrículo izquierdo). Se trata de un órgano muscular del tamaño aproximado del puño de la mano que se ubica levemente hacia la izquierda del centro del pecho.

¿Qué hace el corazón?

El músculo del corazón es especial por lo que hace. Envía sangre a todo su cuerpo, la cual proporciona oxígeno a este y a las células con lo que así obtiene los nutrientes que necesita para mantenerse en perfecto funcionamiento. Llamamos a este proceso sistema circulatorio, por medio del cual el corazón elimina los productos de desecho, como el dióxido de carbono. Teniendo en mente que el corazón es una especie de bomba, entonces el lado derecho recibe sangre del resto del cuerpo y la bombea hacia los pulmones. El lado izquierdo hace justo lo contrario: recibe sangre procedente de los pulmones y la bombea al resto del cuerpo.

¿Cómo late el corazón?

Antes de cada latido, el corazón se llena de sangre. A continuación, el músculo se contrae para impulsarla hacia afuera y hacia el resto del cuerpo; esto lo hace todo el día y toda la noche sin parar ni un segundo; lo hace constantemente; este órgano trabaja muy duro las 24 horas del día y los siete días de la semana; es por eso que lo debemos cuidar ¿pero cómo?

  • Intente hacer ejercicio todos los días durante por lo menos 30 minutos. ¡Una hora sería incluso mejor para su corazón!
  • Ingiera una amplia variedad de alimentos saludables y evite los que contengan muchas grasas perjudiciales como las saturadas o trans (leer las etiquetas alimentarias le puede ayudar a saber si las tentaciones que usted se encuentra en el supermercado o en la estación de gasolina contienen o no esos ingredientes perjudiciales).
  • Intente comer al menos cinco raciones de frutas y verduras todos los días.
  • Evite los refrescos azucarados y las bebidas de frutas (aquellas que se consiguen embotelladas en el supermercado).
  • Evite al máximo fumar; el tabaco puede dañar el corazón y los vasos sanguíneos (incluimos aquí los cigarillos eléctricos).
  • Programe y asista a sus revisiones médicas con regularidad.
  • Alcance y mantenga un peso saludable.
  • Informe a su médico sobre cualquier antecedente familiar de problemas relacionados con el corazón.

Gracias al corazón estamos vivos; es por esto que esta pequeña bomba se merece que la quieran por todo el trabajo que hace con tanta dedicación; este músculo empezó a bombear sangre antes de que naciéramos y seguirá haciéndolo a lo largo de toda nuestra vida.

No olvide que la sangre es fundamental para mantener al corazón latiendo a un ritmo normal y coordinado, de allí que la sangre sea rica en oxígeno. Y ¿cómo mantenemos una buena calidad de oxígeno? Caminando, practicando ejercicio a diario, alimentándonos sanamente cada día, manteniendo nuestra mente sana y con buenos y honestos pensamientos y disfrutando de la felicidad que este músculo nos ayuda a tener minuto a minuto.

Gloria Galeano Hall

Agencia Cancer Services, Inc.