La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) compartió este miércoles la primera grabación acústica de impactos de láser en una roca en Marte.

El audio, capturado el 2 de marzo por la SuperCam en el rover Perseverance que el mes pasado aterrizó en el planeta rojo, presenta el sonido de 30 impactos, algunos más fuertes que otros.

La NASA explicó que las variaciones en la intensidad de los sonidos proporcionan información acerca de la estructura física de las rocas, “como la dureza relativa o la presencia de recubrimientos de intemperie”.

La SuperCam está montada en la “cabeza” o el mástil del rover y dispara un rayo láser para vaporizar pequeñas porciones de roca a distancia. En esta ocasión, el objetivo fue la roca Máaz (“Marte” en navajo), que estaba a unos 3.1 metros de distancia del vehículo. 

“Las cosas están sonando realmente bien aquí. Escuchen los primeros sonidos del viento capturados por mi micrófono SuperCam”, lee un tuit de la cuenta de Twitter del Perseverance. “Este micrófono está ubicado en la parte superior de mi mástil. Para esta grabación, mi mástil todavía estaba abajo, por lo que el sonido es un poco amortiguado”.

El rover Perseverance aterrizó exitosamente en Marte a fines de febrero, y desde entonces ha enviado imágenes y videos del planeta rojo. El jueves pasado, el vehículo hizo su primer recorrido sobre la polvosa superficie para un acumulado de 6.4 metros en el odómetro. 

El desplazamiento del rover únicamente duró 33 minutos, pero salió tan bien que se le programaron más pruebas de movilidad.

El objetivo principal de la misión de la NASA es buscar evidencia de que organismos microbianos existieron en Marte hace unos 3 mil millones de años, cuando el planeta era más cálido y húmedo, condiciones más favorables para que haya vida.