La policía del condado Alamance, en Carolina del NorteEstados Unidos investigan un enfrentamiento con armas de fuego ocurrido en una casa supuestamente ligada a Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en la que aparentemente se produjo un intento de robo que dejó dos personas muertas, una de ellas un profesor de una escuela cercana.

De acuerdo con un comunicado de la Oficina del Alguacil de Alamance, en relación con el crimen ocurrido el pasado 8 de abril, en el que murieron el profesor Barney Dale Harris y Alfonso Beltrán Lara. Las autoridades buscan a Juan Daniel Salinas Lara, sobre quien pesa una orden de detención por trafico de cocaína.

Las autoridades identificaron que el tiroteo ocurrió en una casa presuntamente vinculada alCártel Jalisco Nueva Generación, según medios locales. La policía decomisó más de un kilo de cocaína y siete mil dólares en efectivo.

Los detectives de la Oficina del Alguacil determinaron que los dos fallecidos eran cada uno parte de un banda criminal distinta.

La investigación está abierta y, hasta ahora, hay un detenido, Steven Alexander Stewart, cuñado de Harris, con quien presuntamente fue a la casa en busca de drogas y dinero, de acuerdo con la Oficina del Alguacil.

Cuando la policía llegó al lugar el pasado 8 de abril encontró señales de un tiroteo y dos personas con heridas de armas de fuego.

Harris, profesor de español y entrenador de baloncesto en la escuela Union Academy Charterde Monroe, fue declarado muerto en el lugar. Alonso Beltrán Lara murió más tarde en el hospital al que fue trasladado.

El alguacil del condado, Terry Johnson, indicó en una rueda de prensa que Harris tenía una doble vida, pues presuntamente estaba metido en el “peligroso y letal mundo de las drogas”.

La hipótesis de la policía es que él y su cuñado entraron a la casa en un momento en que no había nadie dentro y cuando estaban allí llegó Alonso Beltrán Lara, del que trataron de obtener información sobre el lugar donde se guardaba las drogas y el dinero.

Como no les dijo nada, lo “ejecutaron” de un disparo en la nuca, según el relato del alguacil. 

Después llegaron otros ocupantes de la casa, lo que desató el enfrentamiento a tiros entre ellos y los intrusos, en el que Harris recibió un balazo que le segó la vida a pesar de llevar chaleco antibalas.

“El chaleco no funcionó con la clase de munición utilizada”, dijo el alguacil.