Samsung pone fin a su aventura en solitario con los relojes inteligentes y apuesta ahora por el sistema operativo Wear OS, de Google. La compañía coreana adelantó la primicia en el Mobile World Congress (MWC), también conocido como Congreso Mundial del Móvil, que se celebra anualmente en Barcelona.

Hasta ahora, Samsung había incorporado en sus relojes inteligentes su propio sistema operativo, Tizen. Sin embargo, a mediados de mayo, el líder del mercado mundial de teléfonos móviles anunció que se pasaría a la plataforma Wear OS, de Google. El objetivo es optimizar Wear con elementos de Tizen y convertirlo en un sistema más evolucionado.

Wear OS es una ramificación de Android, sistema operativo de teléfonos móviles masivamente incorporado en los relojes inteligentes. Al igual que Android, Wear OS está disponible para todos los fabricantes y ha sido bien acogido por distintos diseñadores de relojes de moda, entre otros, por Fossil. 

Sin embargo, a diferencia de Android, Wear no ha logrado conquistar el mercado, mientras que Apple lleva seis años de liderazgo con el Apple Watch.

Entre las novedades, Samsung dio a conocer que las aplicaciones podrán instalarse automáticamente en el reloj una vez descargadas en el móvil. Además, la lista de números de teléfono bloqueados en el reloj se sincronizará con el teléfono móvil. La óptica del menú de ajustes del reloj se ha adaptado al diseño de la aplicación móvil correspondiente.

En el futuro, los desarrolladores podrán diseñar sus propias esferas de reloj con mayor facilidad. En el transcurso del año, se les brindará para ello acceso a las herramientas correspondientes.

Samsung tiene previsto presentar los primeros relojes con el nuevo sistema en los próximos meses. Por ahora aún no está claro si los propietarios de modelos anteriores se podrán beneficiar del nuevo sistema operativo.