En un alentador estallido de contratación, los empleadores estadounidenses agregaron 850 mil puestos de trabajo en junio, muy por encima del promedio de los tres meses anteriores y una señal de que las empresas pueden estar teniendo más facilidad para encontrar suficientes trabajadores para cubrir los puestos vacantes.

El informe del viernes del Departamento de Trabajo fue la última señal de que la reapertura de la economía está impulsando un poderoso repunte de la recesión pandémica.

El tráfico de restaurantes en todo el país casi ha vuelto a niveles anteriores a la pandemia, y más personas están comprando, viajando y asistiendo a eventos deportivos y de entretenimiento. La cantidad de personas que vuelan cada día ha recuperado aproximadamente el 80% de sus niveles anteriores a la pandemia. Y la confianza de los estadounidenses en las perspectivas económicas se ha recuperado casi por completo.

El resultado es que muchas empresas están desesperadas por contratar y han publicado un número récord de puestos de trabajo. Con la intensificación de la competencia por los trabajadores, especialmente en restaurantes y lugares turísticos y de entretenimiento, los empleadores están ofreciendo salarios más altos, además de bonificaciones por firma y retención y horarios más flexibles. La proporción de anuncios de empleo que prometen una bonificación se ha más que duplicado en el último año, según ha descubierto el sitio web de empleo Indeed.

Tasa de desempleo creció en junio

La tasa de desempleo aumentó del 5.8% en mayo al 5.9% en junio, mostró el informe. A pesar de la mejora constante del mercado laboral, el desempleo se mantiene muy por encima de la tasa del 3.5% que prevalecía antes de que golpeara la pandemia, y la economía sigue siendo 6.8 millones de puestos de trabajo por debajo de su nivel anterior a la pandemia.

Pero el desempleo se ha desplomado desde la tasa del 14.8% en abril del año pasado, justo después de que estallara el coronavirus y desencadenara decenas de millones de despidos.

El número de ofertas de trabajo anunciadas alcanzó los 9.3 millones en abril, el más alto en 20 años de datos, según el Departamento de Trabajo. El sitio web de empleo Indeed ha dicho que las ofertas de empleo han aumentado aún más desde entonces.

Un beneficio de desempleo federal temporal de 300 dólares a la semana, además de la ayuda estatal regular por desempleo, puede permitir que algunas personas sean más selectivas al buscar y aceptar trabajos. Aproximadamente la mitad de los estados planean dejar de pagar el suplemento para fines de julio en lo que los proponentes dicen es un esfuerzo para empujar a más desempleados a buscar trabajo.

El jueves, el gobierno informó que el número de personas que solicitaron ayuda por desempleo la semana pasada cayó a 364 mil, el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia.

También hay indicios de que las personas están reevaluando su trabajo y su vida personal y no están necesariamente interesadas en volver a sus antiguos trabajos, en particular aquellos que ofrecen salarios modestos. La proporción de estadounidenses que renunciaron a sus trabajos en abril alcanzó su nivel más alto en más de 20 años.