Resulta lógico que los viajeros y viajeras actualmente se preocupen principalmente por el coronavirus cuando piensan en posibles peligros para la salud. Pero otros riesgos, especialmente frecuentes, tampoco deben ser olvidados.

«No solamente existe el coronavirus, ni mucho menos», subraya el especialista en medicina del viajero y profesor Tomas Jelinek. Quemaduras por el sol, diarreas y picaduras de mosquitos son mucho más frecuentes, enumera. «Y para ello naturalmente hay que prepararse», apunta.

La recomendación del especialista detalla que el viajero siempre debe disponer de una buena protección solar, un buen repelente y un medicamento contra la diarrea.

A TENER EN CUENTA: HEPATITIS A Y ETG

Asimismo los y las vacacionistas que se dirijan a una nación mediterránea deberían contar con una vacunación contra la hepatitis A, que es una inflamación del hígado. 

Esto es «absolutamente sensato», afirma el director científico del Centro para Medicina de Viajes (CRM) de Alemania: «En el sur de Italia, si compra algo en el mercado, el riesgo de contagiarse con hepatitis A es aproximadamente ocho veces más elevado que en Alemania, por ejemplo».

Asimismo, indica, debe considerarse una vacunación contra la encefalitis centroeuropea o encefalitis transmitida por garrapatas (ETG o TBE, por sus siglas en inglés) para numerosas regiones de viaje.

Jelinek especifica que en el sur de Alemania esta enfermedad alcanzó cifras que antes jamás se habían registrado en el país. Por lo tanto, afirma, puede tener sentido inmunizarse mediante la vacunación.

LA IMPORTANCIA DE PROTEGERSE CONTRA LOS MOSQUITOS

También los mosquitos pueden transmitir enfermedades. «Según el país, eso puede ser más o menos relevante», afirma Jelinek. Esto afecta más bien a destinos de viaje en regiones donde, por ejemplo, se propaga la fiebre del dengue.

El experto señala que en la zona del Mediterráneo esto no es tan problemático, pero que sí puede serlo en lugares más distantes.

Sin embargo, Jelinek aclara que la afirmación frecuentemente escuchada de que los remedios que se consiguen en el respectivo destino de vacaciones funcionan mejor contra los mosquitos que se encuentran en el lugar es un mito urbano que no se logra erradicar: «Eso no es cierto».

Y detalla que justamente en países cuyos ingresos son más reducidos ni siquiera existe un mercado para repelentes eficaces contra los mosquitos.

El experto manifiesta que en Alemania, por ejemplo, hay «repelentes muy efectivos» en el mercado, a los que se puede acceder sin dificultad.